Como cada año, se acerca el período de presentación de la Declaración de la Renta y,  como cada año, empiezan a surgirnos las típicas preguntas: “¿Me saldrá a pagar?”, “¿Tengo obligación de presentarla?”, “¿Me va a salir a pagar por haber tenido dos pagadores?”, “¿Tengo derecho a alguna reducción o deducción?”,

  Todos sabemos que la Declaración del IRPF es un impuesto que todos los ciudadanos deben pagar a la Agencia Tributaria, en función de los ingresos obtenidos a lo largo del año.

  Pero hay muchas otras cuestiones relativas a este impuesto que, por desconocimiento general, dan lugar a falsas creencias, que pueden generar confusión.

¿TENGO OBLIGACIÓN DE PRESENTAR LA DECLARACIÓN?

Las obligaciones de presentación más comunes son las siguientes:

-Si tengo ingresos procedentes de rendimientos del trabajo superiores a 22.000€ anuales.

-Si tengo más de un pagador, el límite de rendimientos es de 12.000€, siempre que el   segundo pagador, y sucesivos, superen en total los 1.500€.

-Si tengo ganancias patrimoniales de cualquier cuantía, o pérdidas del mismo carácter superiores a 500€.

¿TENGO DERECHO A ALGUNA DEDUCCIÓN O REDUCCIÓN?

Habría que tener en cuenta diversas circunstancias personales y familiares, tales como:

-Deducción por nacimiento o adopción/acogimiento de un hijo.

-Deducción por familiares a cargo con discapacidad.

-Deducción por adquisición de vivienda habitual.

-Deducción por gastos escolares (en determinadas autonomías).

-Reducción de la Base Imponible por aportaciones a planes de pensiones.

¿ES ACONSEJABLE PRESENTARLA AUNQUE NO ESTÉ OBLIGADO?

Siempre es aconsejable hacer las comprobaciones necesarias para averiguar el resultado de la misma, ya que, si el resultado es negativo, conviene presentarla aun no estando obligado.

  No te limites a cumplimentar y presentar tu declaración de la Renta. Busca un asesoramiento personalizado; explora todas las vías legales posibles, para que tus obligaciones fiscales se vean ajustadas a tu situación personal. Comprueba siempre el resultado de tu Renta ya que, aunque no estés obligado a presentarla, te puede salir a devolver.